miércoles, 28 de noviembre de 2007

Las embarazadas al volante...

Las futuras madres deben tomar una serie de recaudos al conducir: regular la butaca y el volante para proteger la panza de posibles impactos y seguir ciertas pautas al colocarse el cinturón de seguridad, entre otros.
Conducir no es una actividad contraindicada para las embarazadas, siempre que el proceso de gestación transcurra con normalidad. Sin embargo, existen algunas precauciones especiales que las futuras madres deben tomar dentro del vehículo con el objetivo de protegerse a sí mismas y al bebé que llevan en su vientre.
Los especialistas aconsejan regular la butaca lo más atrás posible para obtener una cómoda posición de manejo y evitar posturas que acerquen demasiado la panza al tablero de instrumentos o al volante. Si este es regulable se recomienda ubicarlo a la mayor altura permitida, de manera tal que no quede enfrentado al vientre. Todo esto contribuirá a minimizar los riesgos en caso de accidente.
Sin embargo, el principal recaudo que las mujeres embarazadas tendrían que considerar antes de arrancar el motor pasa por la correcta colocación del cinturón de seguridad. En ese sentido, los profesionales del Centro de Experimentación y Seguridad Vial Argentina (CESVI) reseñan una serie de puntos a tener en cuenta:
» La banda inferior pélvica - la cinta horizontal - del cinturón debe quedar lo más baja posible y bien ceñida a la pelvis, nunca sobre el estómago ni el vientre. La panza tiene que quedar libre para que, ante un eventual impacto, el cinturón actúe sobre la pelvis y no directamente sobre el útero.
» La banda superior toráxico - la cinta vertical oblicua - debe bajar cruzando el centro del hombro izquierdo entre los senos (evitando que quede situada encima de sólo uno de ellos) y sobre el esternón. Luego hay que acomodarla arriba de las costillas derechas para que no presione al vientre.
» Ninguna de las dos cintas debe quedar holgada: si eso ocurre cualquiera de ellas podría causar daños al deslizarse por encima del abdomen.
» No hay que usar nunca almohadones en el asiento o detrás de la espalda; tampoco ubicar la banda superior del cinturón debajo del brazo o la axila.
Por otra parte, se sugiere que las embarazadas que viajan como acompañantes lo hagan en el asiento trasero, con el cinturón de seguridad correctamente colocado

si no creen lo que decimos miren este video